El Reglamento europeo (UE) 650/2012, aplicable a partir del 17 de agosto de 2015, permite a toda persona elegir la ley aplicable a su sucesión mediante disposiciones mortis causa, pudiendo formalizar esta elección de ley de forma expresa e incluso de forma tácita.

leer más