La Directiva europea 2008/8/CE fija las reglas de localización de los servicios de telecomunicación, radiodifusión, televisión y electrónicos prestados por empresarios establecidos en la Unión europea o fuera de la misma (prestatarios de servicios) a consumidores finales que tengan su domicilio o residencia habitual en el territorio la Unión europea.

Desde el 1 de enero de 2015, estos servicios tributan en el Estado miembro del domicilio o residencia habitual del consumidor y no en el Estado miembro donde está establecido el prestador de servicios.

De este modo, cualquiera que sea el país en el que un consumidor europeo compre un e-servicio, estará sujeto al IVA aplicable en su país de residencia.

Cabe precisar que los servicios prestados por vía electrónica abarcarán los servicios prestados a través de Internet o de una red electrónica que, por su naturaleza, estén básicamente automatizados y requieran una intervención humana mínima, y que no tengan viabilidad al margen de la tecnología de la información.

Estas reglas de localización se aplicarán, entre otros, a los servicios de telefonía fija y móvil, acceso Internet, difusión de programas audiovisuales en redes de televisión y radio, retransmisión en directo por Internet, descarga de aplicaciones (Apps), acceso o descarga de música, películas, juegos, revistas y periódicos en línea, contenido digitalizado de libros, acceso o descarga de programas (antivirus …), etc.

En principio, los prestatarios de servicios por vía electrónica a consumidores situados en la Unión europea deben declarar y pagar el IVA en cada Estado miembro de consumo.

Sin embargo, para simplificar las obligaciones declarativas de los empresarios o profesionales establecidos en un Estado miembro, se creó una mini ventanilla única o mini one-stop shop (MOSS), puesta a su disposición en el portal de la Administración fiscal de cada Estado miembro de la Unión europea que les permite presentar sus declaraciones y pagar el IVA a través de la misma, sin tener que identificarse y darse de alta en cada Estado de consumo.

Del mismo modo, los empresarios o profesionales establecidos en países que no sean miembros de la Unión europea y que ofrezcan servicios prestados por vía electrónica a consumidores situados en la Unión europea, podrán identificarse y darse de alta a efectos de IVA en un solo Estado miembro, aunque tengan clientes en varios países de la Unión.


 

Últimos Post

Reclamación de cantidad en Francia

Del pequeño retraso al impago, la reclamación de cantidad es un problema recurrente para las empresas pudiendo crear graves problemas de liquidez.

El acreedor, ya sea francés o extranjero, dispone en Francia, independientemente de los procedimientos europeos únicamente aplicables en un contexto europeo (título ejecutivo europeo, procedimiento monitorio europeo, procedimiento europeo de escasa cuantía), de varios procedimientos para proceder al cobro de deudas comerciales.

Divorcio de mutuo acuerdo sin juez

Divorcio de mutuo acuerdo en Francia, sin necesidad de un juez, es posible desde el 1 de enero de 2017.

Sucesiones en Europa: posibilidad de elegir la ley aplicable a la sucesión

El Reglamento europeo (UE) 650/2012, aplicable a partir del 17 de agosto de 2015, permite a toda persona elegir la ley aplicable a su sucesión mediante disposiciones mortis causa, pudiendo formalizar esta elección de ley de forma expresa e incluso de forma tácita.

Régimen especial de IVA para servicios electrónicos

El régimen de IVA aplicable a los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión o de televisión y a los prestados por vía electrónica a consumidores finales domiciliados en la Unión europea.

IVA intracomunitario y ventas online. Baja en Francia el límite del valor anual de ventas a distancia

Desde el 1 de enero de 2016, Francia ha bajado a 35.000 euros el límite del valor anual de ventas a distancia que un empresario europeo puede hacer a consumidores franceses aplicando el IVA del país en el que se encuentre establecido.